Soluciones

¿Qué soluciones hay?

Existen muchas posibilidades para prevenir las colisiones. La más evidente, reducir la velocidad. De hecho, hay algunas zonas donde se recomienda un límite de velocidad (no obligatorio), como por ejemplo el estrecho de Gibraltar o las vías de entrada a Boston. Otra posibilidad es el cambio de las rutas marítimas, como ocurre en el sur de España y en los Estados Unidos. En la Costa Este de EE.UU se utilizan varios sistemas para avisar a los barcos. En Boston (Massachusetts) la presencia de ballenas se registra con micrófonos submarinos para informar directamente a la tripulación, que incrementa la vigilancia. En Georgia y Florida es la tripulación quien informa a otros barcos cercanos del avistamiento de cetáceos cuando se encuentran dentro de determinados santuarios de ballenas. Un sistema similar, el REPCET, ya se ha introducido en el santuario mediterráneo de Pelagos.

A pesar de ser una acción voluntaria en la mayoría de casos, se ha observado una reducción de las colisiones hasta el momento. A día de hoy, cuando hay un 90% de comercio internacional establecido por tráfico marino, en el que el tiempo significa dinero, las medidas como la limitación de velocidad no están a la orden del día.

Sin embargo, se han hecho muchos estudios que demuestran que lo más efectivo es colocar un observador a bordo especial que busque las ballenas dentro de la trayectoria de los barcos. De esta manera se pueden hacer las gestiones y las desviaciones a tiempo, ya que es de especial importancia en los barcos de alta velocidad. La legislación nacional o internacional es como es, pero el gobierno debería comprometerse a actuar antes y no sólo cuando ocurre una gran desgracia. Es también sumamente práctico y necesario presentar una notificación de los casos de colisión a las autoridades responsables y a los llamados bancos de datos.

¡Falta de divulgación!

Una de las tareas de divulgación es formar a los barcos privados para que sepan cuándo y dónde se circula por zonas de ballenas y delfines,  qué hacer en caso de colisión y cómo evitarlas. Mientras tanto aquí se encuentra un folleto informativo que fue desarrollado por el gobierno belga (que impulsa el tema del CBI). (Véase a la derecha).

También el muy alabado “poder del consumidor” puede jugar un gran papel. En ciertos lugares resulta eficaz informar a los viajeros sobre la alternativa a los ferris de alta velocidad, en vez de esperar a la “eterna” solución política. En algunos casos una protesta abierta puede resultar más eficiente. Por ejemplo, a causa de la presión pública, se interrumpió un viaje de un ferri de alta velocidad a Hawái porque atravesaba una importante zona de crianza de ballenas jorobadas, y si se hubiera hecho un análisis del impacto ambiental aún no se habría interrumpido.

Medios técnicos para la prevención de colisiones

Además de los ya mencionados hay una serie de avances técnicos para la prevención de colisiones que aún se están debatiendo. Entre ellos se encuentran sistemas activos como el sonar (del inglés: Sound Navigation and Ranging) o el LIDAR (del inglés: Light Detection and Ranging), es decir, la navegación por sonido o luz láser para la detección de animales. No obstante, los dispositivos de sonar pueden molestar a los mamíferos marinos que son sensibles a los ruidos, pero a la vez se piensa que los animales pueden acostumbrarse a ellos. Los dispositivos de alertas acústicas marinas (en inglés llamadas Acoustic Warning Devices o AWD) quedan descartadas por la misma razón ya que también contribuyen a la generación de ruido en el mar. En todo caso, el efecto en los animales no está del todo comprobado por el momento y su eficacia aún es muy confusa. Los instrumentos de visión nocturna siempre se pueden utilizar a pesar de que pierdan su funcionalidad por la niebla (como pasa con los prismáticos durante el día) y de su limitado alcance. Las cámaras de infrarrojos que perciben el calor y detectan a animales de sangre caliente, como los delfines o las ballenas, tienen también poco alcance y pueden fallar a causa del gran oleaje. Un prometedor experimento que se ha desarrollado en América es una cámara de calor altamente sensible que detecta el soplido de los cetáceos al respirar ya que la fuente de agua que crean cuando exhalan está siempre a una temperatura mayor que la de su entorno. Este sistema se está probando actualmente en el barco de investigación alemán “Polarstern”.

Otras posibilidades técnicas son, por ejemplo, las rejillas de protección para las hélices de los barcos. Pero cuando se habla de barcos grandes rápidamente surgen preguntas sobre la disminución del rendimiento y la influencia que pueden tener sobre la hidrodinámica y la eficiencia.

Dos sofisticados sistemas acústicos pasivos, que ya se han implementado en los Estados Unidos, son los mencionados anteriormente (ver la parte derecha). Estos sistemas tienen el inconveniente de ser muy caros y de que apenas apuesten por ellos en otros lugares donde el problema no es muy grave.

Más…