Honrar a las ballenas de Tenerife como patrimonio de la humanidad

erstellt am 3.02.2021

El escaparate más bonito

Se ha informado de que la zona marina del suroeste de Tenerife ha sido designada «Patrimonio Mundial de los Cetáceos». Después de que ya se estableciera como zona protegida por la Natura 2000 de la UE, luego se designó como Parque Marina de los Cetáceos y más recientemente fue declarado como Hope Spot por la organización de Sylvia Earle, Mission Blue, por lo que ahora la próxima apreciación de las ocurrencias únicas de ballenas y delfines frente a la isla. En realidad es un motivo de alegría. Porque el aumento de la atención puede hacer que en el futuro se dé una protección especial a este extraordinario tesoro natural.

Por desgracia, la realidad es muy distinta: La zona es una de las más sobreexplotadas por el turismo en el mundo. Todos los días (hasta que llegó la crisis de la Corona) decenas de barcos de avistamiento de ballenas cruzaban por aquí desde la mañana hasta la noche. A esto hay que añadir innumerables barcos turísticos, navegantes privados, yates a motor, motos acuáticas, etc. Desde numerosos puntos de vertido legales e ilegales (a menudo sin tratar) las aguas residuales van a parar al océano. Hay mucha basura flotando en el océano, o que ya está en el fondo. Y para colmo, como el peor de los males, existe la red de tráfico de transbordadores de alta velocidad más densa del mundo.

En este sentido, hasta la crisis de Corona, las ballenas y los delfines de las costas de Tenerife estaban sometidos a una enorme presión debido al turismo de observación de cetáceos no regulado, a la contaminación y a la amenaza constante de ser arrollados por los barcos. ¿Medidas eficaces para protegerlos? ¿Regulación significativa de los observadores de ballenas? ¿Límite de velocidad para los transbordadores rápidos? ¡Ni hablar! Lo único que probablemente ha dado un verdadero respiro a las ballenas y los delfines en las últimas décadas es probablemente la actual pandemia que ha paralizado (¡trágicamente!) el turismo en Canarias.

El gobierno canario y el gobierno español en Madrid han hecho hasta ahora muy poco para asegurar que los calderones, cachalotes y otras 28 especies de ballenas y delfines estén protegidos de las amenazas mencionadas. Uno tiene la impresión de que los responsables de la toma de decisiones sólo son especialmente buenos en una cosa: encontrar palabras bonitas para una situación desagradable.
Así, las declaraciones del director general de Turismo de Tenerife, David Pérez, son elocuentes de la nueva adjudicación actual. Ni una palabra sobre el valor de la protección del mar, pero un claro énfasis en el efecto positivo sobre el turismo y la «gestión sostenible de los recursos marinos». En realidad, no hay mejor manera de resumir lo orientado al uso que se ve el asunto en las Islas Canarias… Como si no fuera conocido que el turismo en el suroeste de Tenerife es un ejemplo decididamente negativo para toda la industria. Y por si sus 1,4 millones de turistas de avistamiento de ballenas en 2019 no fueran suficientes. Los turistas, de los que probablemente se percataron los menos, participan en una excursión de historia natural, pero durante los «tours de avistamiento de ballenas» en las costas de Tenerife, que suelen durar poco más de 2 horas, sólo se ofrece escasa información sobre los animales y su hábitat, pero se ameniza con música, alcohol, espectáculos de piratas y otros extras. El avistamiento de cetáceos en Tenerife sigue considerándose uno de los peores ejemplos del mundo. Todas las buenas palabras y los honores internacionales no ayudan.

Acción en lugar de palabras, ese debe ser el lema. La crisis de los cóvidos está teniendo un enorme impacto en las Islas Canarias. Ahora sería aconsejable no mostrar una actitud de «vuelta a la antigua normalidad», sino pensar creativamente en nuevas formas de situar el turismo en una nueva base. Alejarse del turismo de masas sin sentido, hacia la sostenibilidad ecológica – ¡incluyendo la observación de ballenas! Necesitamos una política que, en lugar de dar prioridad al turismo -y por tanto a las personas-, haga por fin algo bueno por estas maravillosas criaturas. Hace tiempo que se sabe lo que hay que hacer para contrarrestar los factores de riesgo de colisión, envenenamiento y estrés de los animales.

En M.E.E.R. llevamos más de 20 años trabajando -al igual que toda una serie de científicos y ecologistas comprometidos- por la regulación del tráfico de transbordadores rápidos y la aplicación de medidas eficaces de conservación de la naturaleza marina en las Islas Canarias.

Al fin y al cabo, cuando una zona es reconocida como «Patrimonio Mundial de los Cetáceos» (una categoría no oficial de la organización WCA), los principales beneficiarios deberían ser aquellos a los que se dedica esta distinción: ¡las propias ballenas!

Fuente: https://teneriffa-aktuell.com/teneriffa/weltkulturerbe-fur-wale/

Bleiben Sie informiert!

Newsletter abonnieren